Translate

dilluns, 29 de gener de 2007

Las novias inmóviles - Pilar Pedraza


“La niña llevaba entre las suyas una mano cortada, reseca como un muñón de vid, cuyos dedos ardían coronados por llamas azules y amarillas. Se acercó a él seria y decidida, y dijo sin preámbulos: He venido a sacarle de aquí. No voy a dejar que le cuelguen como a mi padre. Mientras esta mano alumbre, nadie puede vernos. Custodio está esperándonos con su carreta.”

Pilar Pedraza