Translate

dissabte, 31 de març de 2007

"Abril" de Nora Almada - (del llibre Desnudario)

"Acabo de morir
los tallos tienen
nuevos brotes
los cristales están rotos
y olvidé cambiarlos
pero ahora acabo de morir
el aire entra suave,
un aire de placenta
azul y acristalado.
Busco en la memoria
la palabra que la rescate
y sólo encuentro
un pez en el bolsillo
un pez que huele mal.
Cierro los ojos
un delfin plateado
da brincos por el cielo.
El cristal está roto
y yo acabo de morir.
¿Cómo será
la primavera en la muerte?"

(Desnudario són tres mirades diferents sobre un any, un conjunt de tres poemaris que multipliquen l’espai i el temps i fan que s’ampliï, enorme i lluminós. Via Crucis de Mª José Aldunate, travessa els dotze mesos des de la perspectiva del desamor, plasmant en cada poema, una estació, que -com en el via crucis- segella amb dolor aquest moment Juegos de mesa de Glòria Bosch, ens col•loca davant d’un tauler en el qual les peces es desplacen a l’atzar en una inquietant partida que dura dotze mesos
(D)Año de Nora Almada és el trajecte que uneix el dolor del devastat amb la reconstrucció de la pròpia identitat. )

"Cuando los besos lloran" Mª José Aldunate

Se ahogó un beso.
Se fundió con la sal
tanto!
que se confundió con ella.
Y no supo después
si fue beso o llanto
porque lloraba el beso en esa boca
porque besaba el beso en ese llanto.
Y lo supo después,
no fue beso ni llanto.
Fue Amor,
llorado en ese beso,
besado en ese llanto.
Amor!
trepando a la garganta
y el miedo de la ausencia
que rodó,
como lágrima.

Vida gris (historia de una obsesión)

Me despierto y pongo los pies en el suelo, primero el derecho, luego el izquierdo. Adormilada voy a la cocina y pongo el cazo en el fuego. Cuando el agua rompe a hervir tiro un puñado de flores, romero y tomillo. Acerco las manos a mi nariz y huelen a campo. Espero dos minutos y dejo reposar la infusión. Cojo el platito azul, el del dibujo de las nubes y tapo el tazón. Me ciño el cinturón azul de la bata y me subo el calcetín del pie derecho. Voy al cuarto de baño, abro el grifo y dejo brotar treinta segundos el agua. Mojo el cepillo de dientes y con cuidado, para que no se tuerzan las rayas azules, extraigo el dentífrico. Durante dos minutos, paso el cepillo arriba y abajo por los dientes hasta que, con destreza, lo sitúo a la derecha de la boca y doy buena cuenta de las muelas. Con una hábil maniobra limpio los de la izquierda. Escupo el agua y me enjuago tres veces. Desenrosco el tapón y en una vasito medidor vierto diez milímetros de líquido desinfectante, fresco, azul. Tomo el botecito de la crema antiarrugas, saco la tapa y con cuidado deposito una pequeña cantidad en cada uno de mis dedos índices y doy pequeños toquecitos bajo mis ojos, azules. Regreso a la cocina y tacho en azul el día que termina. Lavo el platito, la taza, el cazo y la espuma azul del jabón se enreda en mis dedos. Voy a la habitación y como cada noche, pienso que debo lavar las cortinas que se mancharon con tinta, azul. Enciendo la lámpara y con la habitación inundada en penumbra, me tumbo en la cama y me acurruco bajo el azul del edredón. Pienso en el mar, en el cielo, en mi príncipe. Tengo una extraña pesadilla donde todo está desordenado. Los cajones, revueltos. Los bolsillos, del revés. Nada está donde debe y reina el caos. Las rayas de la pasta dentífrica se han torcido. El sol es blanco. El aire, incoloro. Mis manos son rojas y el agua se escapa entre ellas.Pongo los pies en el suelo, primero el derecho, luego el izquierdo. Voy a la cocina, pongo el cazo en el fuego y el agua rompe a hervir. Romero y tomillo.

F. Vilasis-Capalleja (esmaltista)

Ahir vaig conèixer un gran home que desbordava sensibilitat. Tant és així que es tractava d'un artista: l'esmaltista Vilasis-Capalleja. Darrera els seus ulls blaus i un somriure franc emmarcat en una curosa barba blanca, vaig trobar una ànima somiadora. D'aquelles que omplen cada racó amb la seva presencia i pinten de color qualsevol hora del nostres dies. No deixeu de visitar la seva pàgina!
www.vilasis-capalleja.com

Naufragis del desig

Vessen milers de gotes esquinçades.
Cristalls d'aigua salada
que em fan sentir molla.
I surant sense direcció,
es dibuixen en la meva pell
milers de camins,
línees d’un mapa que tu ressegueixes
amb els dits.
La corba del meu desig
es dibuixa en intens violeta.
Els nostres cossos es confonen
amb l’escuma de les ones, i el mar
em torna a portar cap a tu.
Com nàufrags, rodolem
per apassionades espirals,
cavalquem sobre la bromera blanca.
Les manilles del desig em lliguen a tu
i passejo pel teu cos,
un cop darrera un altre.
En la teva pell només hi queden
reflexos del cel trencat.
La sorra és freda,
infinita.
He begut dels teus llavis
fins la darrera gota.
En el vèrtex del seny,
de la raó.