Translate

dissabte, 6 de setembre de 2008

Una historia macabra?

A veces al abrir los ataúdes, se percibía que el enterrado había arañado la tapa, había sido enterrado vivo. En esta época surgió una idea. Al cerrar el ataúd, agarrar a la muñeca del difunto un hilo, pasarlo por un agujero del ataúd y atarlo a una campanilla sobre la tierra. Si el individuo estaba vivo solo tenia que tirar del hilo y sonaría la campanilla y seria desenterrado ya que una persona permanecía vigilante al lado del ataúd durante unos días.
De esta acción surge la expresión "salvados por la campana" que usamos hoy en día.

ESTALLIDO

Grité estúpido y me sentí relajado. Como si hubiera salido de un abismo de mocos, lava y estiércol. Olía, a todo lo que no te dije. A todo lo que pensé y no tuve valor de soltarte. Me arranqué los días pegados a la espalda aguantando tu desprecio. Las espinas de tu no saber qué quieres. Cuando solté el “estúpido” fue como lanzar una pesada losa con todas tus dudas, lejos muy lejos. Como si se tratara de un antihistamínico para la alergia. El que desaparecieras me hizo sentir mejor. Al gritar, sentí un estallido en la cabeza y de repente recordé quién era. Grité estúpido y no me oíste, pero el eco de mi silencio todavía retumba en tus oídos.
Les llunes de l'Eva
Agost 2008