Translate

divendres, 29 de febrer de 2008

Arte y Pico

Les normes d'aquest premi son:

1) S'han d'escollir 5 blocs mereixedors d'aquest premi per la seva creativitat, disseny, material interessant i que aportin quelcom a la comunitat bloguera, sense importar el seu idioma.
2) Cada premi otorgat ha de presentar el nom del seu autor/autora i l'enllaç al seu bloc perquè tots el visitin.
3) Cada premiat ha d'exhibir el premi i col·locar el nom i enllaç al bloc de la persona que l'ha premiat.
4) Premiat i premiador han d'exhibir l'enllaç d'Art y Pico perquè tots sàpiguen l'origen d'aquest premi.
5) Exhibir aquestes regles.
Les Llunes de Eva per la seva callada tasca d'escriure tant bé i en silenci.

Kamal:
Moltessssss gràcies per pensar en mi! Hi ha persones meravelloses que dediquen uns minuts a llegir i a somiar en silenci. El blog va començar en un moment de trencament en la meva vida (en el meu cas dues vèrtebres!) i ha estat un moment definitiu. A mi m'ha servit per fer camí. Kamal, gràcies per ser-hi.
Els blogs que he escollit són:
El de Flavia Company. Per la seva generositat, per les seves paraules i els seus somriures.
El de Gloria, "Un cajón revuelto". Per tota la feina, per la perseverància, per ser un blog proper.
A "Flores en el ático" http://www.floresenelatico.es/... Por todas sus ideas
A "Camins a la sorra"http://elmeuoasi.blogspot.com/ perquè quan hi entres et sents com a casa.

dilluns, 25 de febrer de 2008

Dilluns al vespre

Ara que sóc en Tomàs m’escarxofo al sofà i canvio el canal de la televisió de manera aleatòria, mentre observo una mosca verda que xoca un i un altre cop al vidre de la finestra. Em miro distretament les cames i les veig tan peludes que de l’ensurt em llevo d’un salt. Una suor freda em fa amarar la cara i quan m’hi passo la ma, m’horroritzo pensant que aquella barba tan serrada no és meva. Sobreposat de la troballa, m’apropo al mirall i trec la llengua, blanca. És aleshores quan comprovo que un borrissol fosc, em mira descarat des de les foses nasals i les celles han deixat de ser una desfilada de punts suspensius.

Ja m’ho diu la meva mare: Nena, has de deixar la teràpia!

Armando Asín versus Armando Asín

Otra vez las mismas preguntas. ¿Cómo nos encontramos esta semana? ¿Cómo hemos dormido? ¡Lo abofetearía! ¿Qué cómo hemos dormido? ¡Para abreviar: no duermo! No puedo soportar que me hable en plural. Como hablan las enfermeras a los enfermos. Son sólo preguntas. ¿Qué les importa si duermes o no? Me paso las noches tendido en la cama, reviviendo las mismas cosas. Es una película muda, en blanco y negro.. Debería preocuparse más por otras cosas, como mantener la consulta limpia de polvo. Siento que cualquier día me quedaré pegado al diván, lleno de lágrimas de cualquier histérica o de babas de alguna retrasada. ¡Qué asco! Y él se siente importante preguntando ¿Cómo nos encontramos esta semana? Si supiera que cada día me recuerda más a un gusano. Lo aplastaría cuando lo veo reptar por la habitación. Con su pelo grasiento y las manos regordetas haciendo bolitas con un pedazo de papel. Ni siquiera me mira la cara. Se entretiene observando algo que flota por encima de mi cabeza y mira de soslayo el reloj. Me revienta que disfrute viendo cómo pasa el tiempo mientras yo lo estoy perdiendo. Me ha tenido esperando casi media hora en la entrada. La majadera de la recepción ni siquiera tiene las revistas actuales. Marzo 2006. Media hora mirando la pared mal pintada y el cuadro torcido. Juraría que aquel hilo ya estaba la semana pasada en el cenicero de plástico. La próxima visita me fijaré. La habitación huele a sudado, a rancio. Pero, ¿no sé da cuenta? ¿Mi madre? ¿Cuántas veces le he contado que está muerta? Muerta y enterrada. Y no, no la echo de menos. ¿Cómo voy a echarla de menos si nunca se preocupaba de mí? Sólo parecía percatarse de mi presencia cuando le molestaba con mis juguetes, cuando me ponía enfermo y si la llamaban de la escuela para quejarse de mi comportamiento. ¡No odio a las mujeres porque veo a mi madre en ellas! Ha comido cebolla. Con lo que me cobra ya se podría permitir un buen dentista que le trate la halitosis. Estoy perdiendo el tiempo. No sé porque vuelvo cada semana. Sólo quiero que desaparezca éste dolor de cabeza. ¡Creo que me va estallar! Si se desvaneciera esa sensación de que algo horrible esta creciendo en mi vientre, quizás me encontraría mejor. Es como si los intestinos se fueran secando, retorciendo. Sólo me sentí bien cuando lo hice. Por unas horas me sentí como antes, e incluso pensé que podía seguir viviendo sin dolor. ¿Qué hace ahora? Ni siquiera toma apuntes. Sólo garabatea algún dibujo y aborta algún bostezo. Me molesta el ruido de la pluma. Se parece a la de papá. Es lo único que me une a él. No me entiende y yo me he esforzado mucho y se lo he explicado infinidad de veces. Nuestras vidas son diferentes y yo no voy a cambiar. Acéptame como soy y deja de mirarme como si no me conocieras. ¡Soy yo, tu hijo! ¿Tengo que zarandearte para que te enteres? No tuve nada que ver con lo que pasó con mamá. Era como si yo no existiera. Ella ni siquiera se fijaba en mí. Pero yo, sí que lo hacia. La miraba cuando tejía el tapiz sin fin. La muy tonta se creía Penélope y esperaba. Esperaba. Y él, su amante, no iba a volver. Me acuerdo de haberlo visto en varias ocasiones cuando era pequeño. Al despertarme siempre iba a la cocina, y al pasar frente a la puerta entreabierta del dormitorio miraba a hurtadillas. Veía su brazo peludo asomar entre las sábanas y la ropa tirada en el suelo. El hedor a sexo era insoportable. ¡Me va estallar la cabeza! ¡Maldito loquero! No soporto que le de tantas vueltas a las cosas. ¡Pregúntame si murió por mi culpa y acabemos!

Geber 2007

divendres, 22 de febrer de 2008

Trayecto

De nueve a cinco y otra vez en la calle. Subo a la motocicleta y me dejo engullir por el tráfico. A través de las luces centelleantes de la calle esquivo las manchas de aceite. Entre el rojo y el verde, llevo la cara oculta por el casco. Escucho fragmentos inteligibles de conversaciones, de vidas perecederas. Fugazmente una mirada, un clic y todo se desborda. Sentada en la motocicleta, me subo la falda unos centímetros, la feminidad a flor de piel. Los motores destapan un rugido, como el del guepardo. Unos metros más, una nueva parada. Otro semáforo y la sensación de sentirme observada. El calor del autobús cercano. Miro su mano, sin anillo. Encuentro sus ojos en la pierna. Subo la falda un centímetro más. Un semáforo más y ésta vez para junto a mi, la moto rozando la suya. Su mirada me recorre, entreteniéndose en cada rincón. Sonrisa metálica. A lo lejos, un atasco. Desabrocho el escote y se presienten mis senos, palpitantes. Semáforo verde. Él se mueve lentamente, sin precipitación. Tengo la boca seca. Veo como mira el reloj. Nada de tiempo para compartir. Las ganas rotas. Él me mira por el retrovisor. Lo acecho, como un depredador sin dejar escapar a la presa. Se han fundido las luces centelleantes de la calle. Nuevamente juntos. Creo que está excitado. No deja de mirarme, desnudando cada parte de mi cuerpo. Me siento llena. Llena de deseo. Llena de sus ojos en la piel. La magia está en suspenso. Un policía nos hace circular. Él sigue recto, y yo tuerzo a la derecha. Así nos separamos.

Al volver la calle, aminoro y paro. Bajo despacio la falda, abrocho los botones de la blusa y subo la mano derecha hasta el casco. Levanto la visera, negra, opaca y sonrío. Ahora ya puede volver a casa.

Detrás de esa máscara me puedo permitir arriesgar.

Gener 2006

divendres, 15 de febrer de 2008

Palabras estanque

Limoncelo…está buenísimo! Fresa. Nora ha dicho fresa y he pensado en ácido, y en rojo. Qué poco original. Vamos a hacer un juego. ¡Qué bien! No sé qué de palabras estanque. No me gusta el agua turbia. ¿Palabras estanque? Círculos concéntricos. Hemos empezamos otra vez y he dicho metálico. Menuda jilipollez de palabra. Heavy metal. Ruido en forma de música. No me imagino un concierto de heavy en el Palau. Hace mucho que no voy. Cada día es más caro. Lo que sí que haré cualquier sábado de estos, es coger la cámara de la estantería y dar una vuelta por allí para tomar algunas fotos. Me gusta. Es como capturar momentos. Algunas tribus creen que así les roban el alma. Uy, alma! Tachado. ¡Chas, chas! Palabra de la lista negra. Las últimas que hice eran bonitas, en blanco y negro. Todavía me hace falta mucha práctica con la máquina nueva… El día estaba nublado, gris, y con aquella luz conseguí buenas instantáneas. El cielo estaba a punto de estallar y pensé en Manel. Le aterraban las tormentas. Decía que no podía evitar que se le pusieran por corbata! Siento un nudo en la garganta cada vez que le recuerdo. Sin él, por un tiempo, perdí el rumbo. Se rompió el mástil. Anduve bastante tiempo flotando entre el enfado y la tristeza. A algunos no les caía muy bien. Decían que miraba por encima del hombro, con actitud desafiante. ¡Y ellos qué sabrán! Era tan tímido. Si incluso a veces con sólo oír su nombre se ponía rojo. Era un hombre por encima de todo sensible. ¿Qué pasa? ¿Qué sólo una mujer puede serlo? Adoraba cuidar su jardín. Especialmente una tomatera que plantó con su abuelo, cuando era pequeño. Era un hombrecito encantador. Me recordaba a Santa Claus, con la barba blanca, tan sonrosado, siempre contento. Le llamábamos Doctor Planta. Muchas tardes, la madre de Manel extendía un par de mantas viejas en el césped y junto a sus hermanos jugábamos a un montón de cosas: a cromos, a circuitos con los coches, a papas y a mamas. A veces hacíamos dibujos con las ceras de colores y luego su abuelo los colgaba en la cerca para que los vecinos los vieran. Es obvio que todavía está en mí. Como decía su abuelo, hay personas que se enlazan a ti como enredaderas.

Eva - Febrer 2008

dijous, 14 de febrer de 2008

L'altra

Quan surt el sol
la retrobo.
M’ajupo ràpidament
i no puc enganyar-la.
Em segueix
pel marge del camí.
M’acarona
mentre bufa el vent
i la lligo amb un fil
turquesa
perquè no s’escapi.
La veig,
dins del trau de l’abric.
S’asseu quan estic cansada.
Riu dels meus acudits.
Em respon en silenci.
És el glaçó en el got.
Em fa de parella quan ballo.

Demà
després de l’eclipsi,
l’esperaré.
Li trauré la pols
i si cal,
la rentaré.
El magatzem
on s’amaguen les ombres
és brut
de les nostres pors.
Quan torni em somriurà,
com sempre.
I jo, xiuxiuejant,
li diré
que com ella
no n’hi ha cap.



Eva - gener 2008

diumenge, 10 de febrer de 2008

José Saramago - Viaje en Portugal (fragmento)




"No es verdad. El viaje no termina jamás. Solo los viajeros terminan. Y también ellos pueden subsistir en memoria, en recuerdo, en narración... El objetivo de un viaje es solo el inicio de otro viaje. "

Trajectes

Ofego els pirates
que em volen abordar.
Suro amb un petit vaixell.
Navego cap a un nou rumb.
Tinc els ulls oberts
per veure aviat,
terra ferma.

Gener 2008

Em dius que l'estimes
però no et correspon.
Si jo t'estimés
no tindria sentit
si qui a tu estimes
s'ha enamorat de mi.
L'amor no té norma.
T'envolcalla i et prem.
Et fa embogir.
No hi ha llei que el reguli,
ni mida per mesurar.
No té color,
ni pàtria.
És el més dolç caprici.
Fruit d'endorfines traidores.
Tu, em dius que l'estimes
i jo em pregunto
si estem malalts.

Eva
29/01/08

Perdoneu les molèsties!

A voltes,
es sent partida.
Petits bocins de neguit
dracs d'alumini
que surten de la vagina
i roseguen.
S'intueixen les esquerdes
per on escapen les hores.
S'han omplert els forats
de records
que no es poden gratar.
Cèl.lules mortes
engrunes del jo.
Es descompon,
en mirallets de colors
que es fonen.
Quan es veu al mirall,
esmicolada,
és quan camina
per cercar l'escalfor del sol.
És quan bufa
per espolsar-se la por.
És aleshores
quan recorda qui és:

una persona en construcció.

28/01/2008
(Foto que he fet a una Sinagoga jueva de Barcelona 10/02/08)

dimarts, 5 de febrer de 2008

La naturaleza aborrece el vacío... (Joseph Newton)


Observa…

Que tienes el hábito de guardar objetos inútiles, creyendo que un día, no sabes cuándo, podrás necesitarlos.
Que tienes el hábito de guardar ropa, zapatos, muebles, utensilios domésticos y otras cosas del hogar que ya no usas hace bastante tiempo.
¿Y en tu interior? Tienes el hábito de guardar broncas, resentimientos, tristezas, miedos, etc. No es acertado. Es anti-prosperidad.
Tu interior necesita un espacio, un vacío para que las cosas nuevas ocupen buena parte de tu vida. Elimina lo que te resulta inútil. Deja que te llenen aires nuevos. ¡Son la prosperidad! Es la fuerza magnética de ese vacío que atraerá y absorberá todo lo que realmente te dará mejor vida. Mientras estás material o emocionalmente ocupado acumulando cosas viejas e inútiles, no tienes tiempo ni espacio para las nuevas oportunidades de cada día. Los bienes materiales, las cosas, precisan circular antes de que se conviertan en inservibles, ya por vejez, ya por obsolescencia. Limpia los cajones, los armarios, el cuarto del fondo, el garaje… Vence tu dependencia de lo material. Despréndete. Dale a quien pueda precisarlo aquello que tú sabes que no usarás más. No tengas ni un minuto más amarrada tu vida a tu tendencia casi enfermiza de guardar y guardar más cosas. No son los objetos que quieres guardar lo que estanca tu vida, sino tu actitud de guardar. En realidad es un miedo. Miedo a posibles carencias en el futuro. Es la creencia temerosa, a veces subconsciente, de que mañana podrá faltarte algo de lo que ahora te desprendas. Y, sobre todo, miedo a no tener entonces medios para proveerte de aquello a lo renunciaste. Con ello estás enviando dos mensajes a tu cerebro y, por tanto, a tu vida:
1º. No confías en el mañana.
2º. No confías en lo nuevo y en las mejoras del futuro, ya que te satisface guardar cosas viejas e inútiles, seguramente con un cierto componente de morbosidad.
Deshazte de lo que perdió el color y el brillo y deja llegar lo nuevo a tu casa, a tu interior… a tu entorno…

dilluns, 4 de febrer de 2008

Armando

En silencio.

Desarraigado
Ciego
Vacío
Enterrado
Perdido
Envenenado
Aturdido
Estrellado
Empapado.

Solo.
Sin plural.

Eva- Gener 2008

Des - Armando

En silencio.

Como el gajo que se extirpa
alfileres en los ojos
sin oxígeno ni entrañas
recuerdos (de mentira)
escaleras que sólo bajan
un pez globo
una ausencia
con el rugir del tiempo
el huevo en el plato
lluvia ácida
y culpa

Solo.
Sin plural.

Suena la música.
Unirás las piezas del puzzle.
Recordarás (la cordura).
Vaciarás el cenicero de huesos.
Y las culebras de tu garganta
volarán como mariposas.

Eva - Gener 2008