Translate

dimarts, 10 de gener de 2012

El vientre de la orquídea (2)

Me siento vacía.
Hueca.
¿Algo que no existe,
puede odiarte?
Todavía lo siento en mi vientre
De la madeja tomo un hilo
cada nudo es un olvido,
una pérdida,
un miedo,
¿Dónde fue lo que no pudo ser?
Encallo en un sueño
me precipito
me hundo
me ahogo.
Cintas de colores salen de mi vientre.
Pequeños caracoles excavan a mis pies.
En la mano una orquídea marchita.
Arranco las cintas que me unen
a algo que no es,
que nunca existió.
Los hilos no se rompen,
permanecen
forman otros nudos.
Miro por un agujero
dos ojos babosos
dos ojos ciegos
cuerpo de caracol.
Me miro en los ojos,
y el suelo se raja
y resbalo por un hueco interminable
de magma húmedo y ardiente
la cruz de todas las caras
donde vive la vergüenza.
Algo se ha roto.
Sólo soy un cuerpo en tránsito.
Un contenedor vacío.
No imagino cómo sería.
No tiene nombre.
Ni cumpleaños.
Nada.
Olvidaré qué ha pasado
Se llenará el hueco de mis entrañas.
El vacío dejará de herirme.
Sofocaré éste incendio.
Nacerá una orquídea.
Las cintas se secarán
y se desprenderán de mí,
como un ombligo.