Translate

divendres, 2 de febrer de 2007

Con los pies en la tierra


El equilibrista se deslizaba por la cuerda. Mantenía el equilibrio sujetando un paraguas de colores. La cuerda se rompió y se hizo un gran silencio. Lentamente, como si de una pluma se tratara, descendió hasta el suelo.